El 28 de mayo se conmemora el día Mundial de la Nutrición, con el objetivo de recordar que no alcanza con comer, sino que hay que comer bien.


La Nutrición se define como la ingesta de alimentos en relación a las necesidades dietéticas del organismo. Lo que significa que estos alimentos contengan los nutrientes que necesita nuestro cuerpo para funcionar correctamente y mantenernos con la mejor salud posible.

Para ello es importante educar en buenos hábitos de alimentación. Esta tarea no solo recae en el personal capacitado,en el caso de los niños los adultos responsables transmiten formas de alimentarse. Si en casa se comen frutas, verduras, legumbres y otros alimentos sanos, esos niños tienen altas probabilidades de ser adultos con buenos hábitos alimenticios.

Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a enfermedades, alterar el desarrollo físico , mental y emocional así como la reducción de su productividad, y en los niños el rendimiento escolar.