La celiaquía es una enfermedad subdiagnosticada a nivel mundial


Se estima que por cada caso de celiaquismo existen entre 5 y 10 personas no diagnosticadas.

Los síntomas pueden ser variados, diarrea, distensión abdominal, constipación, adelgazamiento, alteración en el crecimiento, anemia ferropénica, fatiga crónica, manifestaciones bucales (cambios en el esmalte dental, aftas bucales), infertilidad, cefaleas, entre otros.

Sin embargo, los síntomas también pueden estar ausentes.

El diagnóstico debe realizarse antes de iniciar la dieta libre de gluten, la cual es el único tratamiento para la enfermedad.

La dieta requiere una adhesión estricta y para toda la vida. Muchas veces esto genera angustia, frustración por el mayor costo , dificultad para acceder a los alimentos libres de gluten y el temor a la exclusión social entre otros.

El tratamiento consiste en la eliminación total de los cereales trigo, avena, cebada y centeno, reconocidos bajo la sigla “T.A.C.C.”, cualquiera de sus variedades e híbridos como el triticale.

También es imprescindible verificar la declaración “libres de gluten” , sin T.A.C.C. en alimentos procesados. O revisar que figure en el listado de alimentos libres de gluten que publica el Ministerio de Salud Pública.

El seguimiento riguroso de la dieta conlleva a una mejoría de la lesión de la mucosa intestinal y normalización clínica y funcional del paciente, mejorando la calidad de esta población y disminuyendo la posibilidad de complicaciones como el desarrollo de neoplasia.

Es fundamental la atención del paciente por equipos de salud multidisciplinarios para el diagnóstico precoz y seguimiento de los celíacos una vez que inician la dieta libre de gluten.